Es increíble la cantidad de cosas que podemos recibir en el correo y las aplicaciones de mensajería instantánea. Cada día selecciono uno de los que llegan al mío para este blog. Mi correo   enmicorreo.blogspot@gmail.com

miércoles, 12 de febrero de 2014

Grandes cuestiones con respuesta científica I

Estás son algunas de esas Grandes Cuestiones que ya tienen una «respuesta científica»:



¿Cuánto medía el columpio de Heidi? 



    En las series de dibujos animados los efectos dramáticos alteran los tamaños de las cosas, pero, ¿hasta qué punto?

     Lo primero lo calcularon en el foro de la web de física y el resultado es que Heidi se columpiaba en un artilugio de unos 20 metros de altura, a juzgar por el periodo de oscilación que se ve en la apertura de cada capítulo. 


 ¿Cuánto medía el campo de futbol de campeones?

    Oliver y Benji también corrían lo suyo: 18 kilómetros tenía de largo el campo, si se tiene en cuenta lo que tardaba la portería en aparecer por el horizonte y la curvatura de la Tierra. Este es un buen ejemplo de cálculo que algún matemático-físico puso en circulación hace años y todavía circula por la red.




¿Si estás esperando el autobús y no llega, ¿es mejor seguir esperando o echar a andar hacia tu destino? 


Seguramente a la pareja de matemáticos que investigaron esto se les ocurrió la solución mientras discutían sobre el tema esperando el autubús. El caso es que hay muchos factores a tener en cuenta: la distancia a recorrer, la frecuencia de los autobuses, las diferencias reales de velocidad entre el tráfico rodado y andar… Pero nada que no puedan resolver unas cuantas ecuaciones. El resultado fue un trabajo titulado Caminar vs. Esperar: los vagos ganan donde concluyeron que la mejor estrategia matemática es esperar, salvo contadísimas excepciones. De hecho suele ser mejor incluso salir andando según llegas a la parada si el autobús no está ya allí.


¿Podría un tigre siberiano de 160 kilos saltarse la valla de un zoo? 

    No es que sea algo que uno piensa todos los días, pero a quién no le ha asaltado la duda al ver a esos bichos en el zoológico. Esto se estudió a raíz de un incidente en el Zoo de San Francisco; dos físicos realizaron una reconstrucción del escenario, incluyendo un «tigre siberiano simplificado a modo de proyectil bidimensional» para concluir que sí que era posible que la fiera saltara la valla. (En el incidente, así sucedió de hecho). Así que la próxima vez que los veas, y no tengas muy claro si la altura de la valla o el foso es suficiente, recuerda: las matemáticas podrían despejarte la duda.


  

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...